Cómo practicar la meditación egipcia

La meditación egipcia tiene como base la ‘Dabraká’. Así se denomina la palabra o combinación de letras en que se fija la concentración.

Tres pasos para meditar con Dabraká

icono-mesa-silla

Tienes que buscar un lugar apropiado para meditar, donde puedas permanecer tranquilo, sin interrupciones durante algunos minutos. Es conveniente que ese lugar sea siempre el mismo, así podrás contar allí con los elementos necesarios (vela, incienso, cobres…) Si es posible ese sitio debe tener un piso de materiales naturales como madera, cerámica o piedra. Debes quitarte el reloj y los metales que estén en contacto con tu piel (anillos, pulseras, caravanas…) excepto el oro, que no afecta la práctica.

icono-lavar-manos

Antes de disponerte a meditar, colocas tus manos bajo el agua de la canilla durante un par de minutos, mientras repites mentalmente las sílabas TASH LEJ que te ayudarán a alejarte por un momento de tus preocupaciones y asuntos pendientes, dejando tu mente mejor dispuesta para meditar.

icono-vela

Enciende una vela blanca y siéntate durante unos minutos frente a ella, tratando de que tu mente fije su atención en la llama. Ese ejercicio te ayudará a apartar los pensamientos que te invaden y así podrás lograr una mayor concentración en tus Dabraká. Luego de esta preparación, procede según lo indicado en la Dabraká que has elegido para practicar.

Importante:

Estos son los pasos a seguir en la mayoría de las prácticas de meditación, pero existen algunas que requieren ser realizadas en momentos o condiciones especiales (al aire libre, en el momento de una discusión, frente a determinada persona, etc.) En ellas se siguen exclusivamente las indicaciones específicas de la Dabraká correspondiente.

En las prácticas de meditación con Dabraká que encontrarás en este libro, se presenta un esquema de la forma en que debes realizarlas. En él se explica la posición adecuada, días, horarios y frecuencia para realizar cada una de ellas.

También se marca una ‘meta’ en ese momento proyectarás lo que quieres lograr, o sea, hacia qué situación dirigirás la energía de la Dabraká, la cual desarrollarás en el siguiente paso, al realizar lo que llamamos ‘concentración’.

Cómo concentrarnos en la Dabraká

La meditación con Dabraká, en su etapa de concentración en las sílabas o las combinaciones de letras que vayamos a realizar, se practica con los ojos cerrados y repitiendo mentalmente esas sílabas, sin vocalizarlas (salvo raras excepciones, señaladas en la explicación de cómo debe ser realizada la práctica) Una técnica sencilla y efectiva para concentrarnos, es visualizar las letras escritas como si estuviéramos viendo un cartel. La imagen nos ayuda a mantener las palabras en la mente sin que nos invadan los pensamientos. También puede ayudarnos vocalizar algunas veces las sílabas, antes de iniciar la concentración.

Luego la concentración se hace más fácil ya que la vibración del sonido propio de la Dabraká queda grabado en nuestra mente y en el silencio se multiplica su poder.

 

Baño de purificación

En algunas prácticas se recomienda realizar un baño de purificación, que consiste en lo siguiente: luego de hacer el baño de higiene, permaneces por unos minutos más bajo la ducha. Mientras el agua va cayendo sobre tu cuerpo te concentras en la Dabraká HAMAET.

Te ayudará a ‘depurar’ tus energías, ‘limpiando’ la negatividad. También lo sentirás como una depuración interior que te prepara para la meditación.

Video recomendado

La Maestra Elvira explica cómo meditar con dabraká, para purificar el aura, sacar las energías negativas y desarrollar las positivas.